Mujeres conectadas en un mundo de redes

Las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) abarcan las herramientas modernas de intercambio de conocimientos y comunicación que se utilizan en la era cada vez más digital actual, es decir, Internet, computadoras, tecnologías móviles, etc.

Las tecnologías digitales y móviles en Internet tienen un enorme potencial para el empoderamiento de las mujeres, brindándoles oportunidades para encontrar y compartir información, acceder a servicios educativos y de salud, generar ingresos, interactuar, colaborar, establecer redes y hacer que se escuchen sus voces. Sin embargo, la falta de acceso a la tecnología y la capacitación técnica, la autonomía y la infraestructura adecuada (a menudo junto con los altos costos de la conectividad) impiden que muchas mujeres se beneficien plenamente del uso de las tecnologías digitales y móviles e Internet. Hoy en día, a nivel mundial, las mujeres tienen un 21% menos de probabilidades de poseer un teléfono móvil que los hombres.

Conectar a las mujeres mediante el uso de la tecnología puede producir beneficios increíbles en el desarrollo social y económico; las economías en desarrollo podrían, por ejemplo, ver un aumento de 13 – 18 mil millones de dólares en su PIB si se duplicara el número de chicas y mujeres actualmente en línea en todo el mundo.

El primer paso para aprovechar el poder de la tecnología para desarrollar las capacidades de las jóvenes y las mujeres es garantizarles el acceso a las herramientas digitales más actuales, herramientas que están evolucionando rápida y perpetuamente, ampliando la asequibilidad y ampliando el alcance de tales tecnologías; por ejemplo, equipando las bibliotecas escolares con computadoras y acceso a Internet. Una vez que ellas tienen acceso a estas herramientas, deben recibir la formación correspondiente para comprender y utilizar la tecnología de forma eficaz para obtener el máximo beneficio en sus vidas.

Las oportunidades de e-Learning (aprendizaje en línea) y m-Learning (aprendizaje móvil) pueden empoderar a las mujeres con un acceso más amplio y flexible a la educación formal e informal gracias al uso de computadoras de escritorio, portátiles y tabletas, reproductores MP3 y teléfonos móviles, al tiempo que transforman la entrega y recepción conocimiento al ofrecer una experiencia de aprendizaje más colaborativa, contextualizada e interactiva.

A través de la banca en línea y móvil, las mujeres pobres, e incluso las mujeres analfabetas, pueden acceder a servicios bancarios seguros y asequibles que les ayudan a administrar mejor los ingresos de su familia, facilitar las transacciones financieras relacionadas con sus negocios y alentarlas a ahorrar para el futuro de sus hijos. Además, gracias a las tecnologías digitales y móviles, las mujeres pueden ahorrar el tiempo, los gastos de transporte y / o la pérdida de ingresos que normalmente incurrirían en el tránsito a los bancos. Las mujeres prestatarias y prestamistas también pueden utilizar la banca electrónica y la banca móvil para recibir y reembolsar sus microcréditos con mayor facilidad.

El acceso a las tecnologías digitales y móviles e Internet les otorga a las mujeres y chicas, en particular a las que viven en zonas rurales aisladas, un acceso rápido y fácil a la atención médica, así como a información vital relacionada con su salud. Estas herramientas también tienen el poder de ampliar las oportunidades de capacitación para los profesionales de la salud y su capacidad para diagnosticar enfermedades y realizar un seguimiento del progreso de los pacientes, manteniendo a más mujeres y niñas en buen estado de salud.